domingo, 2 de septiembre de 2012

Transpirenaica 13. Senegüé-Aragüés del Puerto


Por los Valles Occidentales del Pirineo Aragonés, del Valle del río Gállego en el Serrablo, al Valle de Aragüés en la Jacetania.

Fecha: 07/07/2012.
Dist.: 58,70 Km.; Asc.: 1.515 m.; T. Tot.: 8:32; T. Mov.: 5:01.
Alt. Max.: 1.515 m.; V. Med. Mov.: 10,4 Km/h; IBP.: 116AB.
H. Salida: 7:11; H. Llegada: 16:43.

Descripción.

Largo recorrido por los valles más occidentales del Pirineo Aragonés. Primero por los valles serrableses de Acumuer y Garcipollera en el Alto Gállego, que nos llevarán del río Gállego al río Aragón, ya en la Jacetania. Después, en los límites del Parque Natural de los Valles Occidentales, cruzaremos los valles de Borau y Aísa, para terminar en el valle de Aragüés.
Desde Senegüé, junto al río Aragón, nos dirigimos hacia Larrés desde donde remontamos el Valle de Acumuer, que dejamos para ascender al Pueyo de Escués, punto culminante de la etapa y espléndido mirador de los valles y cimas de Peña Telera. Ya en la Jacetania, iniciamos el largo descenso por el Valle de Garcipollera, que nos llevará hasta Castiello de Jaca a orillas del río Aragón. Tras unos kilómetros por el Valle del Aragón, dejamos al norte el Valle de Canfranc y La Collarada, para atravesar los valles de Borau y Aísa bajo las cumbres de la Sierra de Aísa (Llena y Pico de Aspe), y terminar en el valle de Aragües al pie del Bisaurín, la mayor cota entre el Puerto de Somport y el Cantábrico.

Etapa sencilla, aunque con casi 60 kilómetros y 1.500 metros de ascenso, ya que en su mayor parte transcurre por pistas sin ningún tipo de dificultad (en el paso por el Pueyo de Escués) y por carreteras locales poco transitadas (toda la parte final de la etapa desde Bescós de Garcipollera hasta Aragüés). Con el duro y exigente ascenso al Pueyo de Escués (desde que dejamos el Valle de Acumuer, unos 8 kilómetros con una pendiente media del 7 %, con largos tramos mantenidos entre el 10 y 12 % y rampas cortas cercanas al 18 %) al principio el día, y tras un largo descenso hasta Castiello de Jaca (unos 15 kilómetros y 600 metros de desnivel), al final de la ruta tendremos que superar varios puertos pequeños puertos (los Collados de la Sierra, de Borau y de la Loma de Aisa), no demasiado exigentes (menos de 3 kilómetros, unos 200 metros de ascenso y pendientes medias alrededor del 7 %), pero que acabarán endureciendo la etapa. El único punto problemático es el vadeo del río Aurín cerca de Larrés, que puede ofrecernos dificultades y donde posiblemente nos mojemos los pies, y que con mucho agua puede ser delicado.
Ningún problema de orientación, siempre por pistas evidentes y por carretera. Deberemos aprovisionarnos de agua en Larrés para realizar la travesía del Pueyo de Escués ya que no encontraremos ninguna fuente en ese tramo. Después iremos encontrando poblaciones con frecuencia, donde también encontraremos todo tipo de servicios.

A lo largo del día vamos a ir encontrando en muchos lugares la señalización del GR 15 Senda Transpirenaica (cerca del Pueyo de Escués, en el descenso por el Valle de Garcipollera, en Castiello de Jaca y en los descensos a Borau y Jaca), que a grandes rasgos sigue nuestra misma ruta pero aprovechando senderos no muy recomendables para la bicicleta. También en Castiello de Jaca nos cruzamos con el Camino de Santiago Aragonés-GR 65.3, en su recorrido por la Jacetania siguiendo el Valle del río Aragón desde el Puerto de Somport hasta Jaca, y la Ruta Geológica Transpirenaica, que atraviesa el Pirineo por los valles de Aspe y Aragón desde Pau hasta Murillo de Gállego.

Perfil.


Crónica.

Hoy por delante una etapa tranquila, con la mayor dificultad del primer puerto, para terminar con muchos kilómetros de carreterita. La duda, el paso del río Aurín (en algún blog he leído que, en función del agua que lleve, puede presentar algún problema. Como ayer, el cielo bastante nublado pero sin amenazar lluvia, me impedirá de nuevo disfrutar de las vistas de esta zona del Pirineo (Telera, Collarada, Aspe, Llena, Bernera y Bisaurín). La vista puesta ya en los duros tramos que me esperan el día de mañana camino de Hecho.

Después de desayunar, salgo bastante temprano (no quiero que ninguna inesperada tormenta agüe el final de etapa) camino de Senegüé por la carretera N-260 dirección Jaca (1,3 kilómetros), haciendo una pequeña parada en el Hotel Casbas para tomarme un café.

Senegüé y Sierra de Santa Orosia

Desde Senegüé, para ir calentando, afrontamos la primera “cuestecita” hasta la Corona de Senegüé (1,3 Km. y 90 m. de ascenso), por pista buena pero incómoda con su 10 % de pendiente y las piernas todavía frías. Desde la loma, nos despedimos del Valle del Gállego y de la Sierra de Santa Orosia, desde donde descendimos ayer.

Larrés y Valle de Acumuer

Por delante aparece Larrés a la entrada al Valle de Acumuer, en lo alto de un promontorio sobre el río Aurín que tendremos que cruzar después de un corto descenso. Después de entrar en el lecho pedregoso del río busco el mejor lugar para vadear el curso de agua. Desgraciadamente, aunque lleva poca cantidad, es lo suficientemente ancho y profundo para no encontrar ningún paso cómodo. En un intento de pasar de piedra en piedra, finalmente acabo con los pies mojados.

Río Aurín y Larrés

Un “rampón” durísimo (500 metros al 10 %) por asfalto nos pone en las calles de Larrés, junto al Castillo de los Urrués (donde se encuentra el Museo de dibujo Julio Gavín). Nuestra ruta prosigue durante unos 5 kilómetros por la carretera que remonta el Valle de Acumuer, a orillas del río Aurín, pasando junto a varios yacimientos de gas. Tramo muy cómodo para ir preparando las piernas para el largo y exigente ascenso que tenemos por delante.

Por el Valle de Acumuer. Al fondo Isín

Poco antes de Isín (cuenta con un albergue juvenil) abandonamos la carretera que continúa en dirección a Acumuer, para tomar la pista donde comienza el verdadero ascenso hasta el Pueyo de Escués (7,6 Km. y 540 m. de desnivel). Siempre por pista con buen firme, mantiene una pendiente constante sin muchos descansos (media del 7 % y rampas cercanas al 10) hasta el cruce de la Ermita de San Antonio, a partir de donde (los últimos 3 kilómetros) encontramos lo más duro, con tramos muy largos por encima del 15 %.

Al principio por el fondo del Barranco de Bolás, la pista lo abandona para remontar, pasando por Asqués, las laderas del Tozal del Pueyo hasta un pequeño collado, desde donde parte el desvío hacia la Ermita del Pueyo. Desde aquí la pendiente se endurece (una de las rampas mantiene el 15 % durante unos 250 metros) para alcanzar el cordal de la Sierra de Escués, que separa los Valles de Acumuer y Garcipollera.

Valle de Acumuer desde la Sierra de Escués

Siguiendo la cuerda, tras un corto descanso, la pista con buen firme termina abruptamente en el Collado Colluguane, para continuar por un carril más parecido a un cortafuegos, que se empina con un tramo durísimo (500 metros casi al 16 %) subiendo al pequeño pico Aspra, del que bajamos a un amplio collado (O Pueyo) donde termina definitivamente el primer largo ascenso del día. La vista de la Sierra de la Partacua (Peña Retona y Peña Telera) debe ser espectacular, si no fuera como en mi caso completamente oculta por las nubes.

Valle de Garcipollera desde la Sierra de Escués

Dejamos las alturas para iniciar el descenso por el Valle de Garcipollera hasta el río Aragón junto a Castiello de Jaca (14,7 Km. y 630 m. de desnivel). La pista pierde altura rápidamente mediante una serie de zetas, al principio el firme es algo incómodo con piedra suelta y regueros debido al poco uso, pero va mejorando hasta alcanzar el río Iguacel, donde salimos ya a un buen “pistorro”. A algo más de un kilómetro dejamos a la derecha la ermita de Santa María de Iguacel (siglo XI), esplendido ejemplo del románico aragonés.

Pasamos junto a los restos del caserío de Acín, y junto al río Ijuez ya por el fondo del Valle de Garcipollera, salimos a la carretera de acceso a Villanovilla, por la que en un tranquilo y cómodo descenso dejamos atrás Bescós de Garcipollera (pueblo abandonado ahora ocupado por un centro de mejora ganadera) para cruzar el río Aragón y entrar en Castiello de Jaca.

Con algo más de la mitad de la etapa y superado lo más duro, paro a tomar algo en el Mesón de Castiello, junto al puente sobre el río (del antiguo puente románico sólo quedan algunos restos) y antes de cruzar la carretera nacional N-330. Mientras descanso, me alcanza el grupo de andaluces que me encontré ayer y que siguen haciendo algunas etapas de la Transpirenaica. Este lugar me trae muy buenos recuerdos, ya que también paré aquí en mi Camino de Santiago desde Roma, siguiendo en España el Camino Aragonés.

El Camino de Santiago Aragonés es otra de las vías importantes de peregrinación en la península. Es la ruta utilizada por los peregrinos provenientes de Italia y de todo el sur de Europa, que cruzan el sur de Francia por la Vía Tolosana o de Arlés, para cruzar el Pirineo por el Puerto de Somport. Tras entrar en España, el camino desciende el Valle del Aragón hasta Jaca, donde gira al oeste por la Canal de Berdún hasta el Embalse de Yesa, entrando en Navarra para dirigirse hacia Puente la Reina donde se unen los cuatro itinerarios principales del Camino de Santiago en Francia (Tours, Vézelay, Le Puy y Arles).

Aunque podemos tomar directamente la nacional N-330 (carretera que recorre el Valle del Aragón desde Jaca hasta el Puerto de Somport), pero me desvío siguiendo las flechas amarillas, para entrar en Castiello para visitarlo y evitarme algún kilómetro de asfalto. El "cuestolón" por las calles del pueblo es de aúpa pero afortunadamente corto (unos 700 metros con rampas del 10 %) hasta llegar a la Iglesia de San Miguel.

Iglesia de San Miguel. Castiello de Jaca

En seguida bajamos del pueblo para salir definitivamente a la nacional, por la que continuamos algo menos de dos kilómetros (precaución, algo de tráfico rápido pero buen arcén) hasta el desvío de la carretera HU-V-2201, que lleva a Aísa pasando por Aratorés y Borau. Desde aquí hasta Aragüés del Puerto, y salvo un corto tramo de sendero saliendo de Jasa, será todo por asfalto siguiendo carreteras locales sin tráfico, tramo en el que ascendemos tres cortos puertos, los Collados de la Sierra, de Borau y de la Loma de Aisa (suman 680 metros de desnivel en unos 23 kilómetros).

En el cruce iniciamos el primero, el Collado de la Sierra (2,8 Km. y 220 m. de desnivel, el más duro con una pendiente media del 7,5 %, con un pequeño descansillo al pasar por Aratorés), que da acceso al Valle de Borau cruzando entre las Sierras de los Ángeles y Carrascala.

Poco antes de llegar a Aratorés, al parar en un mirador sobre el Valle del Aragón donde un panel explica el desarrollo del glaciarismo en el valle (perteneciente a la Ruta Geológica Transpiernaica), veo por última vez al grupo de andaluces con los que me he ido encontrando los últimos días. Como en la Sierra de Espués, el mal tiempo no me permite disfrutar de las últimas vistas de la Sierra de Partacua (donde en esta ocasión sobresale La Collarada).

Villanua y la Collarada. Valle del Aragón

Superado el Collado de la Sierra, un corto y rápido descenso nos pone en Borau, donde comienza el ascenso de nuestro segundo puerto, el Collado de Borau (3,7 Km. y 210 m. de desnivel, pendiente media del 7 %). A la salida del pueblo parte el desvío que en un kilómetro lleva a la pequeña ermita de San Adrián de Sásabe, último vestigio de lo que fue un importante monasterio ubicado en el fondo del Barranco de Lubierre.

Valle de Borau y Collado de la Sierra

Desde el Collado de Borau, coincidiendo con el GR 15 descendemos a al Valle de Aísa, momento en que brevemente podemos contemplar por primera vez las cumbres de la Sierra de Aísa, y la Sierra de Luesia por donde remontan las zetas que nos llevarán al último puerto del día, el Collado de la Loma de Aísa (3,9 Km. y 200 m. de desnivel, pendiente media del 6 % después de un pequeño rellano por el fondo del valle).

Bajando a Aísa

En Aísa  haré un pequeño descanso en el Albergue Valle de Aísa (albergue juvenil, interesante opción de alojamiento). Los más "calurosos" pueden continuar algo más de un kilómetro, justo al cruzar el río Estarrón, para darse un baño en la piscina municipal. Para evitarme la desagradable sorpresa de Nerín, desde aquí aprovecho para confirmar el alojamiento en Aragüés. Con la Pensión Calvo cerrada por jubilación, me dan el teléfono de la Borda Miguel, donde finalmente podré encontrar sitio.

Sierra de Aísa desde el Valle de Aísa

Antes de iniciar las rampas del collado, desde el fondo del valle al cruzar el río Estarrón, tenemos una vista impresionante de la Sierra de Aísa y sus cumbres: Llena del Bozo, Brecha Wallón, Llena de la Garganta, Pico de Aspe, Paso de la Garganta de Aísa y Pico de la Garganta de Aísa.

Subiendo al Collado de la Loma de Aísa. Al fondo Peña Oroel

Último descenso del día desde el Collado de la Loma de Aísa (hay un pequeño refugio libre que da servicio al GR 15 que pasa también por aquí) que nos llevará por el Barranco Larrigo hasta el Valle de Aragüés.

Llegando a Jasa

Primero por carretera hasta Jasa, desde donde tomamos el Camino Viejo de Aragüés (sendero estrecho con zonas trialeras, en algún tramo más difícil sobre todo en el descenso hasta el río), siguiendo el GR 15, que nos llevará a cruzar el río Osia por una pasarela. Para después de cruzar el río, tras una durísima rapa a estas alturas del día (unos 700 metros con pendientes entre el 8 y el 12 %, entrar en Aragüés del Puerto por carretera.

Camino Viejo de Jasa a Aragüés

Por la tarde me doy un paseo por el pueblo, intentado encontrar cobertura para el móvil (muy buena para Movistar pero realmente mala para Vodafone) y buscando varios lugares que me traen buenos recuerdos de mi paso en la anterior Transpirenaica. La Tienda de Julia, donde compramos las "viandas" para la cena que luego nos cocinaron en el Bar Bisaurín donde finalmente pudimos cenar todo el grupo. Al final de la carretera que remonta el Valle de Aragüés, se encuentra el Refugio de Lizara, al pie el Bisaurín y el Macizo de Bernera, visibles desde Aragüés.

Bisaurín y Macizo de Bernera

Durante la noche cae una fuerte tormenta que llegará incluso a despertarme. Al asomarme a la puerta extrañado me encuentro con un buen montón de granizos que casi la atascan, algunos del tamaño (como una aceituna gorda) y aspecto (con el interior translucido y el interior transparente) que no había visto nunca. Por la mañana aparecerán los restos de la granizada, con los huertos y las flores destrozadas, y una buena capa de hojas de los arboles en el suelo.

Alojamiento: Borda de Miguel. Telef. 974 371 519. C/ Las Heras 2. 25 € Alojamiento y desayuno. Menú 13,00 €. A la entrada del pueblo, habitaciones dobles con baño bien equipadas. Trato muy amable, cena muy rica y abundante. Muy recomendable.

Otros alojamientos:
- Villanovilla: Albergue de Garcipollera.
- Castiello de Jaca: Hotel Mesón de Castiello, Hotel La Morada.
- Aragües del Puerto: Apartamentos municipales, CR Casa Tejedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada