domingo, 22 de abril de 2012

Camino Catalán-Ebro 10. Cervera-Lleida

Camino de Lleida. De la Segarra a la Plana de Urgell.

Fecha: 16/03/21012.
Dist.: 60,81 Km.; Asc.: 204 m.; T. Tot.: 5:22; T. Mov.: 3:34.
Alt. Max.: 553 m.; V. Med. Mov.: 16,0 Km/h; IBP.: 40BC.
H. Salida: 7:13; H. Llegada: 12:35.

Descripción.

Ya por la Depresión Central Catalana, continuamos por el Camino Real de Barcelona a Lleida. Desde Cervera, en La Segarra, atravesamos las Comarcas de Urgell (recorriendo la cuenca río Ondara hasta su capital Tárrega) y Pla d´Urgell (por la cuenca del río Corb), para terminar recorriendo la Plana de Lleida, para finalizar en Lleida, a orillas del río Segre.

Etapa corta, con unos 60 kilómetros, y muy cómoda, ya que toda la etapa es con tendencia a bajar, acumulando sólo unos 200 metros de ascenso. Íntegramente transcurre por pistas y caminos agrarios con buen firme o asfaltados, sin encontrar prácticamente tráfico (salvo en la travesía de Tárrega).

En general, bastante bien señalizada, por la señalización oficial del Camí de Sant Jaume y flechas amarillas. Tendremos muy pocos problemas de orientación, a excepción de los tramos urbanos donde como siempre desaparece.


Perfil.


Crónica. 

Con el objetivo de llegar a Lleida, y con casi todo el trabajo hecho ayer, hoy queda por delante un día tranquilo, a donde espero llegar con tiempo para poder dedicar la tarde a su visita. Aprovecharé además para tomarme un día más relajado, para recuperarme del cansancio acumulado de los últimos días.

Por el Camí Ral, cerca de Cervera

Me levanto pronto (los horarios de "monje" que imponen los albergues en el camino, me obligan a ello), y salgo de Cervera pasando por la Plaza Mayor y La Paería, para desde ahí descender callejeando hasta la carretera L-214. Tras unos 500 metros, la dejamos junto a la Ermita de Santa Magdalena, continuando por el Camí Ral (pista con buen firme) que nos llevará, siguiendo el río Ondara, hasta Tárrega. El paisaje, planos cultivos de secano sin una sola sombra, empieza a parecerse más al que encontraremos más tarde encontraremos en Los Monegros. Me despido definitivamente de los dos peregrinos vascos que me encontré ayer en Cervera, y que hoy terminarán en Castellnou de Seana.

Llegando a Tárrega

Al llegar a El Talladell, la pista se torna asfalto, por el que entramos en Tárrega. A la entrada nos encontramos uno de los hitos del Camino de Santiago en Cataluña. Y no es un gran monumento, ni una iglesia, pero es un lugar que ningún bicigrino ha de pasar de largo. Con motivo del viaje realizado por Tomás-Bicigrino por el Camino Catalán, otra insigne bicigrina targarina Maríadelao (un saludo para los dos desde aquí) le preparó una sorpresa. Con el permiso del ayuntamiento y con la ayuda de unos grafiteros pintó un grafiti con un bicigrino. Un poco desmejorado por el paso del tiempo, y en parte oculto por un contenedor (ya se están haciendo gestiones desde el Foro de Bicigrino.com para solucionarlo), no pierde en ningún caso su emotividad.


Gráfiti bicigrino. Tárrega

Entramos en Tárrega por la Avinguda de la Generalitat, por la que llegamos a El Pati (Plaza del Carme), el centro de la ciudad. Hay que estar atento, ya que en esta plaza el Camí de Sant Jaume se separa en dos: una variante que continúa hacia Lleida y el Camino del Ebro (que es la que yo seguiré); y otra, el Camino Catalán por San Juan de la Peña, que se dirige hacia Huesca, para conectar con el Camino Aragonés.

Crucero gótico. Tárrega

Nuestro camino se dirige hacia la Plaça Major, donde se encuentra la Iglesia de Santa María de l´Alba y una hermosa cruz gótica, desde donde, por la Carrer Urgell y la Avinguda de Catalunya, salimos de Tarrega en dirección a Vilagrassa.

Tras un tramo por la nacional N-IIa (con algo de tráfico), nos desviamos para entrar en Vilagrassa  que cruzamos por la Carrer Anglesola. Merece la pena hacer una parada en la iglesia de Santa María, para disfrutar de su interesante portada románica. En poco más de un kilómetro, por la carretera C-148 cruzando sobre la Autovía del Nordeste A-2,  llegamos a Anglesola.

Iglesia de Santa María. Vilagrassa

Nos adentramos en la gran Depresión Central de Cataluña, por la Plana de Urgell, como su propio nombre indica plano como un plato. Los más de 40 kilómetros que nos quedan hasta Lleida serán una sucesión de interminables rectas por pista (unas veces de tierra y bastante por asfalto), dentro un paisaje compuesto por un mosaico de cultivos de secano (almendros, olivos y cereales) y campos de regadío (frutales, maizales y forrajeras), junto con paramos y barbechos de carácter estepario, y muy pocas sombras. Su monotonía solo se verá interrumpida al encontrarnos alguno de los pueblos que vamos a ir atravesando. Junto a nosotros, aunque lejos, nos acompaña la Autovía del Nordeste A-2.

Saliendo de Anglesola, a los pocos kilómetros, nos encontramos el Canal d´Urgell (que abstece con agua del río Segre los campos de estas comarcas), circulando junto a él durante aproximadamente un kilómetro, para seguir por una de sus acequias en dirección a Castelnou, a donde llegamos tras cruzar dos carreteras (LV-3341 y LV-3344 ambas llevan a Bellpuig, que queda a nuestra izquierda).

Canal d´Urgell cerca de Anglesola

Dejamos Castellnou de Seana (pequeña localidad pero muy acogedora, de las pocas que dispone albergue de peregrinos en Cataluña, final de etapa en muchas guías), continuando una pista que se va acercando a la autovía sin llegar a encontrarnos con ella (muy cerca la gasolinera de Vila-Sana, con bar y restaurante, y al otro lado de la autovía queda Mollerusa), y dejando a la izquierda el Polígono Industrial de Vila-Sana llegamos a El Palau d´Anglesola.

Camí de Sant Jaume por la Plana d´Urgell

A la salida de El Palau d´Anglesola tenemos que estar atentos, ya que vamos a encontrar numerosos cruces (afortunadamente bien señalizados), que nos llevarán a cruzar la A-2 a la altura de Lo Molinet, para entrar en Bell-lloc d´Urgell. Aprovecho una pequeña parada para echar algo de aire en la rueda trasera. Aunque llevo cámaras con Slime (con las que estoy muy contento), he debido tener algún pinchazo importante (en un momento la rueda sonó como una olla a presión, las manchas del "moco verde" en el trasportín lo atestigua, pero al final acabó sellando el pinchazo) y voy con poca presión.

Desde Bell-lloc por una pista que cruza de nuevo la autovía, nos dirigimos hacia Alcoletge, a donde no llegamos a entrar, ya que un poco antes, al cruzar un canal cerca de Les Roquetes, nos desviamos a la izquierda para dirigirnos definitivamente a Lleida. Aquí definitivamente la cámara dice basta, y me veo obligado a cambiarla, sufriendo el único pinchazo de todo el camino.

Tras cruzar por última vez sobre la A-2, y atravesar el Polígono Industrial del Segre, llegamos a orillas del río Segre junto al Parque de la Mitjana, a la entrada de Lleida. Nos encontramos con la señalización del Camino Natural del Riu, por donde mañana saldremos de la ciudad.

Entrando en Lleida

Por el paseo que han rehabilitado junto al río Segre, pasando bajo el Pont Vell, continúo hasta la pasarela peatonal por donde entro en la centro histórico, desembocando en la Carrer Major a la altura de la Capella de Sant Jaume, muy cerca de la oficina de turismo. Y de ahí, al Albergue Juvenil Sant Anastasi. He llegado pronto, sobre la una del mediodía, por lo que me da tiempo a comer en el albergue. La tarde la dedicaré a visitar Lleida

Lleida desde el río Segre

Mi recorrido por Lleida empieza, como no podía ser de otra forma, por el Conjunto Monumental La Seu-Castillo del Rei Suda. Pero primero hay que subir hasta él, aunque se puede subir a pie, me decido por hacerlo en ascensor (cuesta 0,20 € por viaje). Su visita es muy recomendable (la entrada general a la Seu Vella son 5 €, pero gratuita mostrando la credencial de peregrino), permitiendo acceder a la iglesia y el claustro (considerado como uno de los claustros góticos más grandes de Europa), y si nuestras fuerzas nos lo permiten, subir al impresionante campanario (con una escalera de caracol de 238 asciende sus 60 metros de altura), desde donde se domina la ciudad.

La Seu Vella. Lleida

Desgraciadamente el otro lugar que tenía ilusión en visitar, el Castell de Gardeny, sólo abre los fines de semana. Así que me dediqué a pasear por la ciudad, que presenta un enorme patrimonio monumental, que se puede recorrer siguiendo varias rutas turísticas. 

Alojamiento: Albergue Juvenil Sant Anastasi. 21,30 € M.P. (14,65 € alojamiento y desayuno). Moderno y funcional, como todos los albergues juveniles. Muy cerca del centro.

Acogida peregrina:
- Tarrega: Acogida provisional. Lamentablemente la Residencia Ca n´Aleix ya no acoge a peregrinos.
- Castellnou de Seana: Albergue de peregrinos.
- Bell-Lloc: Acogida por parte del Ayuntamiento. 

Otros alojamientos:
- Tárrega: Hotel 3* Pintor Marsà, Hotel 3* Ciutat de Tárrega, Habitacións Maria Solè. Información importante:  Residencia Ca n´Aleix lamentablemente ya no acoge a peregrinos; Pensión Goya ha cerrado.
- Vilagrasa: Hostal 2* del Carme.
- El Palau d´Anglesola: Pensión 2* Sant Antoni.
- Lleida: Hostal Residencia Mundial. Amplia oferta de alojamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada