jueves, 16 de agosto de 2012

Transpirenaica 07. Llavorsí-La Torre de Cabdella

Por el Montsent de Pallars, de la Noguera Pallaresa en el Pallars Sobira, a la Vall Fosca en el Pallars Jussa.

Fecha: 01/07/2012.
Dist.: 61,45 Km.; Asc.: 1.670 m.; T. Tot.: 8:38; T. Mov.: 6:07.
Alt. Max.: 2.227 m.; V. Med. Mov.: 9,4 Km/h; IBP.: 107BB.
H. Salida: 10:00; H. Llegada: 18:39.

Descripción.

Partiendo de la Noguera Pallaresa, en el Pallars Sobirà, ascendemos por el Valle de Baiasca hasta el Coll de Rat, desde donde bordeamos el Montsent de Pallars hasta el Coll del Triador, para descender a la Vall Fosca, ya en el Pallars Jussa.
Desde Llavorsí, tras unos kilómetros junto a la Noguera Pallaresa, la abandonamos para remontar el Valle de Baiasca, pasando por Arestui, hasta el Coll del Rat. Continuamos ascendiendo hasta el Refugio de Quatrepins, dejando la pista de acceso a la estación de Super Espot, para bordear las laderas meridionales del Macizo del Montsent de Pallars. Superado el Coll de la Portella, punto culminante de la etapa, cruzamos las laderas de la abandonada estación de esquí de Llessui, y alcanzamos el Coll del Triador, donde se inicia un vertiginoso descenso hasta Espui, en el fondo de la Vall Fosca, terminando en La Torre de Cabdella.

Una de las etapas reina de la Transpirenaica, con el ascenso a el Coll de la Portella (el más largo de la travesía, con unos 30 kilómetros, y con mayor desnivel, con casi 1.500 metros, que se hace de tirón), y pedaleando casi 25 kilómetros por encima de los dos mil metros, en un ambiente totalmente alpino. En su mayor parte pedaleamos por pistas cómodas y en buen estado, sólo hay un tramo con mal firme de un par de kilómetros entre el Coll de Pedres Blanques y el Refugio de Quatrepins. Encontramos también algunos kilómetros de asfalto sin tráfico, salvo los primeros kilómetros saliendo de Llavorsí por la carretera C-13. La mayor dificultad que vamos a encontrar viene dada, no por las pendientes (la pendiente media total ronda el 4,5 %, y en los tramos más duros rondan el 8 %), sino por los muchos kilómetros que acumula.
Sin problemas de orientación, siempre por pistas claras y evidentes. Aunque podemos encontrar varias fuentes (en el ascenso al Coll del Rat y en el Refugio Quatrepins), recorremos zonas solitarias y de alta montaña donde no hay ningún punto de avituallamiento, por lo que conviene prever alimento sólido.

La etapa coincide íntegramente con la descrita en la guía de la Travesía de los Pirineos en BTT, salvo en el final de etapa, que hago en La Torre de Cabdella (en ruta, prosiguiendo el descenso por la carretera L-503 por la Vall Fosca unos 4 kilómetros después de Espui, final propuesto por la guía), aprovechando el Albergue La Torre.
Gran parte de la etapa coincide con el itinerario de la ruta Pedals de Foc, que hacemos en sentido contrario desde el Refugio Quatrepins hasta La Torre de Cabdella, y que continuaremos mañana.


Perfil.


Crónica.

Las peores previsiones se confirman a lo largo de la noche cuando oigo caer la lluvia sobre la tienda (en previsión de ello hoy he montado el doble techo), más aún, cuando me despierto y veo un cielo completamente cubierto de nubes tirando más al negro que al gris. No parece la típica tormenta, sino mal tiempo de verdad, y parece que lo dan para todo el día. De todos modos me levanto como siempre sobre las siete y media para ver las posibilidades (¡Viva el optimismo!), en lugar de darme la vuelta en el saco. La única ventaja es que me da tiempo a recoger la tienda antes de que caiga un buen chaparrón.

Desde el techado de los lavabos del camping, con todo preparado para salir, veo durante una hora como se suceden uno tras otro nuevos chaparrones, sin ninguna perspectiva de mejorar. Sobre las nueve, un poco desanimado por qué no decirlo, decido cambiar de decorado e irme al bar a tomarme un café, momento en que empiezo a valorar la posibilidad de abortar la etapa de hoy, quedándome en Llavorsí el día. Por si hubiera alguna posibilidad, consulto los horarios de autobús por si puedo hacer algo de turismo (hay una línea que une los pueblos del valle con Lleida), pero tampoco lo veo claro. En esas elucubraciones, me animo un poco mientras mantengo una amena charla con el encargado del bar, que ha hecho algunos viajes muy interesantes en bicicleta por el mundo (Cuba, Marruecos, India, entre otros), algunos de los cuales me gustaría hacer alguna vez.

Cerca de las diez, después de un buen rato sin llover fuerte, pero con el cielo igual de amenazante que cuando me levanté, decido finalmente emprender la marcha. Si no mejora (¡Viva el optimismo Segunda Parte!), tengo los aproximadamente 9 kilómetros para arrepentirme y parar en el albergue que hay en Arestui. Me despido de la gente del camping, y dejo Llavorsí camino a Arestui, siguiendo por la carretera C-13 dirección Esterri D´Àneu.

Llavorsí y Noguera Pallaresa

Durante unos 5 kilómetros llaneamos por la Noguera Pallaresa (poco tráfico, domingo y mal tiempo) hasta el desvío hacia Arestui. La pequeña carretera asciende por el recoleto y solitario Valle de Baiasca, en el primer tramo algo más duro (4,2 Km. con una pendiente media del 7 % y alguna rampa al 9 %),

Arestui y Valle de Baiasca

Con un poco de lluvia fina pero sin llegar a romper a llover llego a Arestui. Llega el momento de decidir si continuar o no (puedo quedarme en el Alberg Refugi Arestuí). Las zonas altas siguen cubiertas por las nubes, y por el momento no se ve ningún síntoma de mejoría. Como no me hace ninguna gracia pasar un día entero parado subiéndome por las paredes, me decido a continuar, y que pase lo que tenga que pasar. Las dos mayores dudas que me asaltan son: ¿a qué altura me meteré definitivamente en las nubes para no ver “ni a cantar”?, y ¿en qué momento se pondrá definitivamente a diluviar?

Arestui. Al fondo la Serra d´Escart

En ascenso más suave, el asfalto dura algún kilómetro más hasta que lo dejamos (la carretera continúa en dirección a Baiasca, que dejamos escondido en el fondo del valle), para tomar la pista que nos conducirá al Coll del Rat.

La pendiente vuelve a endurecerse en el segundo tramo duro del ascenso hasta el Collet de Sant Jaume (5,1 Km. y con una pendiente media cercana al 9 %), con el firme pesado por las últimas lluvias que tampoco ayuda. La pista bordea la cabecera del Barranc d´Estadina, para ir ganando altura mediante una gran la Obaga d´Arestui por la ladera norte del Serrat de Matanera, que cierra por el sur el Valle de Baiasca. La situación se torna algo preocupante ya que de vez en cuanto suena algún fuerte trueno.

A partir del Collet de Sant Jaume, donde dejamos a la izquierda el desvío que lleva a la Ermita de Sant Jaume, la pendiente se suaviza (sobre el 6 %) hasta el Pla Llong, donde hay un pequeño rellano que permite darnos un pequeño respiro para afrontar la última rampa al Coll del Rat.

Valle de Baiasca subiendo al Coll del Rat

Junto a un pequeño refugio (un grupo recoge en estos momentos tras haber pasado la noche en él) abandonamos el bosque, y termina la pista buena que se convierte en carril, por el que haremos los últimos metros al Coll del Rat. Aunque cae una lluvia fina, para mi sorpresa todavía no he penetrado en las nubes por lo que puedo contemplar brevemente las primeras cumbres del Macizo del Montsent de Pallars, bajo las que pedalearemos los próximos kilómetros.

Muntanyó y Serramont desde el Coll del Rat

Bordeando el Cap de Campmaior, un corto descenso nos pone en el Coll de Pedres Blanques, para continuar por el lomo que lleva hasta la pista que comunica Llessui y Super Espot, junto al Refugio de Quatrepins. Justo en este momento es cuando comienza a arreciar la tormenta: baja bruscamente la temperatura, se pone a llover bastante fuerte, y sufro el azote del fuerte viento. Para más inri, en ascenso por un carril-sendero con firme muy pedregoso e incómodo, por el que corre el agua como si fuera un arroyo. Para mí, serán los dos kilómetros y veinte minutos más difíciles de toda la travesía.

Completamente empapado y aterido de frío, llegar al Refugio de Quatrepins (no guardado, dispone de fuente y chimenea -aunque sin leña-, relativamente limpio, la planta baja sirve de establo y hay un altillo donde se puede dormir) será una verdadera salvación. Después de quitarme la ropa mojada, me abrigo bien y me dispongo a esperar una poco probable mejoría, preocupado por lo que me espera hasta el Coll del Triador.

Muntanyó desde el Refugio de Quatrepins

En este punto hemos conectado con la Pedals de Foc, que cruza la Creu d´Eixol descendiendo a la estación de Super Espot, para encaminarse por Esterri d´Àneu y el Port de la Bonaigua hacia la Vall d´Aran. Mientras entro un poco en calor, llegan primeros bikers de los que me encontraré relizando ese recorrido. Son cuatro catalanes que han debido de pasarlas canutas (van casi de verano con muy poco abrigo, han sido muy poco previsores, ya que van con la familia que les sirve de coche de apoyo).

Barranc de Sendes. Por el Montsent de Pallars

Tras algo más de una hora, y en vista de que ha mejorado bastante me decido a continuar. Los próximos 17 kilómetros transcurren por la pista que comunica la ahora abandonada estación de esquí de Llessui con la estación de Super Espot, bordeando el Macizo del Montsent de Pallars a media altura siempre por encima de los dos mil metros, por encima de los barrancos (Caregue, Rialbo y Pamano) que desembocan en la Noguera Pallaresa junto a Rialp. Es uno de los tramos más espectaculares de toda la Transpirenaica.

Muntanyo desde el Coll de la Portella

No es un tramo cómodo ya que, con el cansancio acumulado hasta ahora, todavía tendremos que superar algún repecho (nos quedan todavía unos 250 metros de ascenso) al cruzar un par de vallecitos. El primero, bordeando los barrancos de Caregue y Sendes (separados por la Serra dels Estanyets) bajo el Muntanyó, para llegar hasta el Coll de la Portella (6,5 Km. y 130 m. de ascenso). Desde el collado se abre ante nosotros un impresionante panorama con el Montsent de Pallars, el Montorroio y el Pic ce Mainera.

Montsent de Pallars desde el Coll de la Portella

La pista se adentra en el Barranco de Berasti, que cruzamos junto al Área Recreativa del Clot de la Mainera, para afrontar el segundo repecho hasta el pequeño lago de L´Estayet (2,5 Km. y 70 m. de ascenso, con una corta rampa al 6 %).

Coll del Triador desde El Collet

Una vez superado el Serrat del Collet, que desciende de la cumbre del Montsent de Pallars, entramos en el Barranco de Panamo, el último que cruzaremos antes de afrontar el repecho hasta el Coll del Triador (un último kilómetro con una pendiente media cercana al 7 %). El firme, algo pesado durante todo el recorrido por la lluvia, está aquí en peor estado y bastante embarrado debido al paso del ganado.

Montsent de Pallars subiendo al Coll del Triador

Si el recorrido por Montsent de Pallars ha sido magnífico, no tengo palabras para describir el descenso que tenemos por delante. Menos de 3 kilómetros en línea recta pero con 900 metros de desnivel, son los que nos separan de Espui, que se puede ver al final de una serie de zetas enlazadas (la friolera de 26 “tornanti”) en el fondo de la Vall Fosca. Los recorreremos por una vertiginosa pista con buen firme durante algo menos de 12 kilómetros. Todo ello con el paisaje de fondo de la Vall Fosca, al final del cual se encuentra el Estany Gento, puerta de entrada al Parc Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Algo inolvidable.

Espui y Vall Fosca desde el Coll del Triador

Junto a Espui (queda unos 500 metros a la derecha) la pista desemboca en la carretera L-503, por la que continuamos en suave descenso por la Vall Fosca durante 4 kilómetros hasta La Torre de Cabdella, donde está el Albergue La Torre.

Espui y Vall Fosca

Ha sido un día realmente muy duro, en el que he tenido de todo: la lluvia casi me hace abortar la etapa, truenos amenazantes en el ascenso, un verdadero infierno llegando a Quatrepins, nubes y claros durante la travesía del Montsent de Pallars, y para terminar “el descenso” hasta Espui. Lo que podía haber sido un desastre, al final ha sido un espectacular día de bicicleta. Para redondear el día, durante la cena disfruto de la victoria de España en la final de la Eurocopa frente a Italia. ¿Qué más se puede pedir?

La Torre de Cabdella

Alojamiento: Albergue La Torre (Vall Fosca). Ctra. Local 503 Km. 13. 22,00 € Alojamiento y desayuno. Se encuentra en la carretera 400 metros después de La Torre de Cabdella. Hace muy poco tiempo que ha cambiado de dueño y todavía no está a pleno rendimiento. Esperemos que llegue a funcionar como antes, guardo muy buen recuerdo de mi paso por aquí (me aloje aquí durante la Transpirenaica y la Pedals de Foc). Las instalaciones siguen siendo las mismas (como un albergue juvenil tipo). Como el restaurante abre en una semana, cenaré en el Bar-Restaurante Les Mines que está en frente (lo lleva una pareja muy amable, Menú 9 € rico y abundante).
En Junio del 2013 ha cambiado la gestión del albergue, ahora lo llevan María y Bascu. Nuevo teléfono: 684 13 39 70. Desde aquí les deseo mucha suerte con su nuevo proyecto.

Otros alojamientos:
- La Torre de Cabdella: Camping Vall Fosca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada