lunes, 30 de julio de 2012

Transpirenaica 01. Llança-Albanya

Por el Alt Empordà, desde el Mediterráneo a la Alta Garrotxa.

La primera decisión que debemos tomar, antes de comenzar la travesía, es el punto de partida de nuestra Transpirenaica. Aunque la guía de Jordi Laparra plantea el inicio en Llançà, también añade una alternativa, como etapa prólogo, para comenzar en Cap de Creus (o en su defecto en Cadaqués, lugar más cercano con transporte público). Esta variante tiene la ventaja añadida de, aparte de poder visitar el interesante Parque Natural, integrar dentro de la travesía ese emblemático lugar a orillas del Mediterráneo.

Por mi parte, finalmente me decidí por Llançà por varios motivos: cuenta con albergue, opción más económica, con el que no cuenta Cadaqués, que solo dispone de hostales y hoteles; se puede llegar con facilidad combinando autobús (Madrid-Barcelona con Alsa) y tren (Barcelona-Llança con Renfe en tren regional); añadir el trayecto Cap de Creus-Llançà endurece considerablemente la etapa lo que me obligaría a añadir un día más a la travesía; y finalmente, en anteriores viajes ya había realizado ese trayecto (por el Coll de Perafita en mi primera Transpirenaica, y siguiendo el GR 11 en el Camino de Santiago Catalán-Camino del Ebro).

El viaje desde Madrid:
- Madrid Avenida de América-Barcelona Sants: Con la empresa Alsa (Grupo Enatcar). Sin problemas para llevar la bici siempre que vaya embalada (cobran un suplemento de 10 €). Esta vez para ahorrar peso, descarté la bolsa-funda que suelo utilizar en mis viajes, y me decidí por una opción más sencilla: dos bolsas de basura industrial (de grandes dimensiones) y un poco de precinto. Salgo bastante temprano, a las 7:00, para poder enlazar con el tren. Precio: 29,78 € + 10 € por la bicicleta. Duración: 8:15.
- Barcelona Sants-Llançà: Con Renfe-Media Distancia, en tren Regional (en este momento sólo es posible el transporte de bicicletas en este tipo de trenes como se puede ver en su web). No es necesario que vayan empaquetadas. Precio: 11,90 €. Duración: 2:10.

Torre románica. Llança

Por la tarde aprovecho para visitar el casco histórico, y darme un paseo hasta al puerto para ver el mar, ya que mañana saldré directamente desde el albergue. La población cuenta con todo tipo de servicios, tanto en el centro como en el núcleo del puerto.

Cap Gros y Port de la Selva desde Llança

Alojamiento: Albergue Juvenil Costa Brava-Alberg de l´Estacio. 972 380 384. 20,00 € Alojamiento y desayuno. Situado a unos 50 metros de la estación de tren, andando a menos de 5 minutos del centro, y unos 20 minutos del puerto. Abundante desayuno de buffet muy variado (dulce y salado). No dan de cenar, pero sí se puede utilizar la cocina. Duermo solo en una habitación con 4 literas. Buen punto de partida para la Transpirenaica (el encargado me comenta que son muchos los que duermen aquí, el último un sevillano hace una semana).


01. Llançà-Albanya.

Fecha: 25/06/2012. 
Dist.: 67,64 Km.; Asc.: 1.637 m.; T. Tot.: 8:36; T. Mov.: 5:47.
Alt. Max.: 364 m.; V. Med. Mov.: 10,9 Km/h; IBP.: 111AB.
H. Salida: 8:51; H. Llegada: 17:28.

Descripción.

El comienzo de la travesía nos llevará desde la costa mediterránea, por el norte comarca del Alt Empordà, hasta la Alta Garrotxa.
Dejando al norte el Parc Natural de l´Albera, atravesamos muchos pueblos (Vilamaniscle, Rabós d´Empordà, Espolla, Cantallops, Agullana y Darnius) de la cuenta alta del Llobregat, bordeamos el embalse el Embalse de Boadella, para terminar remontando el valle de La Muga desde Sant Llorenç de la Muga hasta Albanyà, a las puertas del Espacio de Interés Natural de la Alta Garrotxa.
El itinerario coincide en los primeros kilómetros, hasta Vilamaniscle con el GR 11 Sender del Pirineu. Al pasar junto a La Jonquera nos vamos a cruzar con el GR 2 La Jonquera a Aiguafreda y con el Camí de Sant Jaume, que desciende desde el Col de Panisards en dirección a Figueres.

Etapa de las más largas de la travesía, con casi 70 kilómetros, y bastante desnivel acumulado, unos 1.600 metros, que nos ayudará a ir cogiendo forma para las próximas etapas. Sin los grandes puertos que todavía nos esperan, tendremos que ir superando pequeñas cotas (ninguna de más de 6 kilómetros o 220 metros de ascenso), que acabarán endureciendo la etapa.
Etapa cómoda en cuanto al firme, ya que por pistas y caminos agrarios en general con buen firme (sólo en los últimos metros del ascenso, y en el descenso de la Creu de Ocell es un poco malo), y con bastantes kilómetros de asfalto (pistas asfaltadas o carreteras locales), siempre con poco o ningún tráfico (únicamente encontraremos algo más al paso de La Jonquera). Las pendientes más exigentes las vamos a encontrar en el primer ascenso al Col de Les Portes, y al final, en el Col de la Creu de Ocell.
Con un itinerario bastante enrevesado (hay multitud de cruces y desvíos), aunque no presenta problemas graves de orientación, tendremos que prestar especial atención al gps y los mapas. Tampoco tendremos problemas de avituallamiento ya que pasamos por numerosos pueblos.

La etapa coincide íntegramente con la descrita en la guía de la Travesía de los Pirineos en BTT.
Perfil.


Crónica.

Este primer día es de sensaciones contrapuestas. Por un lado, todavía no hemos cogido la forma, necesaria para afrontar los duros desniveles que nos esperan, pero por otro, en el inicio disfrutamos de una frescura libre del cansancio acumulado de los días sucesivos. Además, sin ningún gran puerto parece una etapa fácil, pero la sucesión de pequeños ascensos pesará al final del día.

Aunque madrugo bastante, al final no salgo demasiado pronto. Todavía no he de cogido las rutinas del viaje, y preparando las alforjas tardo algo más de lo habitual. No es demasiado problema ya que hoy es un día tranquilo sin demasiadas exigencias. La previsión meteorológica es buena para los próximos cuatro días, con el pequeño inconveniente de estar bajo una ola de calor. Voy con la tranquilidad de tener asegurado el alojamiento al contar con la tienda de campaña y terminar en el Camping Bassegoda Park. De todos modos, para no perder más tiempo, comienzo la etapa directamente desde el albergue, sin acercarme hasta la playa.

En Llança, desde el albergue, por la calle de acceso a la estación de tren, salimos a la carretera N-260 (con algo de tráfico), por la que avanzaremos durante muy poco tiempo ya que enseguida la dejamos para cruzar la Riera de Llançà. Este tramo de carretera se puede evitar tomando un atajo señalizado como GR 11 que sigue por la riera unos metros después del cruce.

Comienza el primer ascenso del día, en el que abandonamos la compañía del mar al cruzar la Serra de Terrols, al pie del Puig Tifell, por el Col de Les Portes (3,4 Km. y 220 m. de ascenso). Por pista con buen firme y algún tramo hormigonado, aunque en conjunto no es demasiado exigente (media del 6 %), encontramos algunas rampas duras y mantenidas (el primer kilómetro al 9 %, después unos 300 metros al 11 %, y después de un pequeño collado, para terminar unos 500 metros al 13 %).

Llança desde la Serra de Terrols

Superada la sierra, descendemos a la Riera de Valleta, dejando a nuestra derecha la bonita Ermita prerrománica de Sant Silvestre (es posible pasar por ella siguiendo un sendero trialero señalizado como GR, recuperando el itinerario en el fondo de la riera).

Sant Silvestre de la Valleta

Después de cruzar la Riera de Valleta, continuamos por ella en ascenso por las laderas de la Serra de la Bagà d´En Ferrán en dirección al Coll de la Serra (3 Km. y 150 m. de ascenso, con rampas muy duras al principio –unos 600 metros por encima del 10%- y para llegar al collado –unos 350 metros al 8 %-). Desde el collado se puede contemplar Vilamaniscle y gran parte de nuestro itinerario para los próximos kilómetros, atravesando el suave paisaje de la cuenca del río Ter.

Vista desde el Coll de la Serra

Un corto y vertiginoso descenso nos pone en Vilamaniscle, donde tomamos una pequeña carretera que conduce hasta Rabós. Poco antes, al cruzar el Arroyo de La Reguerada e iniciar el ascenso al pequeño Col de Reixac, abandonamos la señalización del GR 11, que en dirección norte se dirige hacia la Serra de l´Albera, y que no volveremos a encontrar hasta Albanyà.

Rabós

Las rampas duras que han comenzado al cruzar el puente sobre l´Orlina del Puig para llegar a Rabós, se mantienen unos metros más hasta llegar al Coll de Forner, siguiendo la pista (hormigonada pero con algún trozo con mal firme) que lleva hasta Espolla. Aquí me encuentro el primer lugar donde poder tomar un café, La Fraternal, lugar donde en la Transpirenaica del 2006 tuve el primer encuentro con los 3 chicos vascos con los que luego acabaría llegando a Hondarribia.

Saliendo de Espolla. Al fondo la Serra de l´Albera

Salimos de Espolla en dirección a Vilatorlí, por una pista asfaltada en ascenso hacia el Puig del Pal, aunque poco antes de llegar el asfalto termina abruptamente de pronto, haciendo unos metros por carril (firme un poco malo) hasta Mas Torres, donde lo recuperamos para cruzar la Ribera d´Anyet y entrar en la pequeña población.

Camí de Sant Climent a Requesens

Siguiendo el Camí de Sant Climent a Requesens (pista ancha con buen firme) dejamos Espolla para afrontar, por la Serra d´en Cintet, el ascenso hasta el Col de la Coma de Remei (4 Km. y 150 m. de ascenso), donde abandonamos el camino que continúa hacia el Castell de Requesens, descendiendo (al principio fuerte pendiente) hasta Cantallops. En el ascenso podemos contemplar hacia el oeste un amplio panorama de los próximos kilómetros hasta Agullana, zona de media montaña de transición, en la que recorremos el alto valle del Llobregat, quedando al fondo las cumbres de la Alta Garrotxa (Puig de Bassegoda y Comabona) que recorreremos mañana.

Agullana y Valle del Llobregat. Al fondo La Garrotxa

De aquí hasta Agullana la Transpirenaica continúa, durante unos 10 kilómetros, por la carretera local Gi-601 (con algo de tráfico a partir del Parque Industrial de La Jonquera, donde hay varios lugares donde comer), tras un corto ascenso hasta la Masía Can Pau, en un descenso rápido que nos llevará hasta el río Llobregat, que cruzamos bajo la AP-7. Muy cerca de este punto nos cruzamos con el GR-2 y encontramos también la señalización del Camí de Sant Jaume en su variante del Col de Panissars.

Después de unos 40 kilómetros en un continuo sube y baja (acumulamos unos 900 metros de ascenso), hago una pequeña parada en la Plaza Mayor de Agullana junto a la Iglesia de Santa María (se puede visitar la Necrópolis de Can Bech de Baix), para descansar un poco y poder afrontar los últimos ascensos, algunos de los más duros del día.

Santa María de Agullana

De Agullana, tras un corto callejeo, a la salida del pueblo tomamos una pista asfaltada que asciende a El Veinat d´Amunt (2,5 Km. y 130 m. de ascenso), pequeña sierra que nos separa de Darnius. El asfalto no llega hasta arriba, siendo los últimos metros por carril con el firme un poco malo. Aunque hay varios cruces que podría inducir a error, no tiene perdida ya que podemos seguir los indicadores en dirección Darnius, a 5,2 kilómetros.

Darnius, bajando del Veinat d´Amunt

El descenso, aunque revirado con varias horquillas, es muy rápido, favorecido por el buen firme de la pista, y en poco tiempo llegamos al río El Ricardell, desde donde nos toca remontar un corto repecho hasta Darnius.

La ruta evita la población, que queda a nuestra derecha, siguiendo la carretera Gi-502 (podemos aprovechar una fuente a la sombra para coger agua), que dejamos junto al Hostal Darnius, tomando la pista asfaltada que lleva al Embalse de Boadella. Solo nos queda remontar otro corto repecho hasta el Coll del Hospital, para superar el Serrat del Sentinella.

Embalse de Boadella

La pista asfaltada desciende desde el collado hasta las orillas del embalse, y lo bordea por el norte. Poco después de cruzar un primer puente, sobre uno de los brazos de la cola del embalse (Clot de la Carrabera), continúa en dirección al Hotel-Spa La Central, mientras nosotros tomamos una pista que cruza un segundo brazo del embalse (Riu d´Armera), dando comienzo el ascenso al Coll Creu de Ocell (3,7 Km. y 200 m. de ascenso). Al final del día las exigentes ramas (mantenidas cercanas al 10 %, aunque hay dos descansos al pasar por Can Bodo y Can Llosa) pesan sobre las piernas, complicadas con zonas en que el firme empeora.

Superado la Creu de Ocell, el descenso es un poco delicado, ya que la pendiente es bastante fuerte y nos encontraremos con zonas de arena y muchas roderas, por lo que no conviene embalarse mucho. Termina al encontrarnos de nuevo con el embalse, encontrándonos con la sorpresa del día. Antes de llegar a Sant Llorenç de la Muga tendremos que superar un último collado, corto pero intenso (no llega al kilómetro pero con rampas del 12 %), con el firme hormigonado. Más aún a las cuatro de la tarde, con el sol apretando y sin una chispa de aire, y con casi 60 kilómetros encima.

Aunque la ruta continúa en dirección por la carretera Gi-511 en dirección a Albanyà, merece mucho la pena desviarse para visitar el centro de Sant Llorenç de la Muga, que conserva su trazado medieval guardado por dos puertas de la antigua muralla. Además ya tenemos todo hecho, quedando sólo algo más kilómetros de tranquilo ascenso por carretera hasta nuestro final de etapa.

Sant Llorenç de la Muga

La etapa termina remontando por el fondo del valle de La Muga, siguiendo la carretera Gi-511 (muy tranquila) hasta Albanyà. Población sin servicios, me acerco hasta el Camping Bassegoda Park muy cercano (en ruta alrededor de un kilómetro más adelante).

La Muga, llegando a Albanya

Después de montar la tienda me doy el placer de bañarme en la piscina y de una cervecita en la terraza del bar. Poco más se puede hacer. Estoy bastante satisfecho ya que he superado el primer día de la travesía sin demasiados problemas. Como siempre digo, la Transpirenaica es un reto más de constancia que de fuerza, y superados los tres primeros días, es más que probable que podamos terminarla. Y el primer paso está ya dado.

Alojamiento: Camping Bassegoda Park. 972 542 020. Camí Camp de l´Illa. 12,80 € (adulto 6,40 € más tienda pequeña 6,40 €). Camping de primera categoría que ha mejorado mucho desde cuando dormí aquí hace 6 años. Dispone de muy buenos servicios, piscina, bar-restaurante (menú de 15 €) y un pequeño supermercado.

En el Camping de Albanya

Otros alojamientos:
- Vilamaniscle: Camping Vell Emporda, CR Cal Nin.
- Espolla: Hostal La Manela, Hotel 2* Canaleta Heras, CR Can Salas.
- Cantallops: Hotel 4* Can Xiquet, Pensión 1* Can Pau.
- Agullana: CR Can Jan Toni.
- Sant Llorenç de la Muga: Camping La Fradera, L´hostal de l´aigua.

8 comentarios:

  1. Enhorabuena por peinar a conciencia la zona de Pirineos. Habrá que estudiar, una vez más, todo el relato. Este año me inicio con las alforjas. No se por qué sospecho que esto crea adicción.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin niguna duda crea mucha adicción. Enhorabuena también por tu blog.

      Eliminar
  2. Increible experiencia..mis felicitaciones,,,,,será mi segunda ruta tras el Camino Francés a Santiago de este Verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Posiblemente son dos rutas imprescindibles para cualquier aficionado a las rutas largas con alforjas.

      Eliminar
    2. hacer los pirineos por el lado frances ;en que lo diferencia?pasamos por mas montañas y parques nacioenales ,con mas animales y demas?

      Eliminar
    3. Hola Nido:
      El paisaje en el lado francés es completamente diferente al lado español, abundando mucho más los bosques atlánticos (robles, hayas, etc), y el clima es mucho más húmedo.
      Un saludo.
      Javier

      Eliminar
  3. Bueno... solo he leido la primera etapa y ya estoy con los dientes largos...
    El proximo verano hare mi segundo Camino a Santiago, esta vez el de Madrid, pero a mi vuelta empezare a pensar en la Transpi y con toda la informacion que plasmas en tu blog veo que no sera dificil organizarlo.
    Como siempre, un placer leerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte con tu Camino de Madrid.
      Espero que en algún momento tengas la oportunidad de hacer la Transpirenaica. No te defraudará.

      Eliminar